Los textiles empleados en la tapicería de nuestras sillas  son para alto trafico y estan elaborados con filamentos especiales que garantizan ventajas y características exclusivas como: Antialérgicas, antibacteriales, no se manchan, tienen facilidad de lavado y secado, no capturan olores, no son contaminantes, no tienen estática, son resistentes al uso, son retardantes de flama, son resistentes a la abrasión, sirven como aislante acústico, su combustión no produce humos tóxicos. Algunas de estas telas tienen proceso Smart Barrier ® (Antifluido) que les da una gran repelencia a los liquidos, dificulta el ensuciamiento y facilita su limpieza.

 

Recomendaciones generales para la limpieza de las telas

  • La limpieza normal se efectuará con un paño de algodón blanco, humedecido en agua o en un líquido especial de limpieza (si usted cree necesario), frotando suavemente hasta eliminar la suciedad.
  • Si utilizó líquido de limpieza, es conveniente eliminarlo mediante el frote repetido de la tela con el trapo humedecido exclusivamente en agua. Finalmente secar can aire caliente a 10 centímetros de distancia de la tela.
  • Cuidar regularmente que la mancha a limpiar siempre esté en contacto con una parte limpia del paño.

 

REGLAS DE ORO PARA COMBATIR LAS MANCHAS

  • La mancha debe lavarse con esponja.
  • Jamas frotarse con fuerza. Este es un error grave.
  • Nunca utilizar cepillos de cerdas duras.
  • No humedezca en exceso la tela.
  • No raspe la tela, frote suavemente la mancha. Nunca frote con fuerza.
  • Remueva todo residuo de detergente frotando y absorbiendo el área que esté limpiando con una tela limpia y humedecida en agua pura.
  • Enjuague y repita varias veces con una tela húmeda, seque con aire caliente.
  • Sea cuidadoso y paciente al efectuar el proceso de limpieza.

OTRAS RECOMENDACIONES

  • Una mancha debe tratarse rápidamente. Entre más tiempo permanezca sobre la tela, mas difícil de remover será.
  • No intentar jamás eliminar la mancha empleando detergentes fuertes.
  • Una mancha liquida o grasosa debe absorberse rápidamente utilizando
  • un paño o esponja absorbentes. Es decir, séquela antes de comenzar el proceso de limpieza.
  • Si la mancha ya se ha secado, cepillarla o aspirar para eliminar el material residual, y luego eliminarla cuidadosamente con un paño o una esponja húmeda.